Probióticos y riesgo cardiovascular

Probióticos y riesgo cardiovascular

Es bastante sorprendente, pero la microbiota intestinal humana también parece ser un nexo clave para entender algunas relaciones entre dieta y riesgo cardiovascular.

El óxido de trimetilamina (TMAO) es un metabolito aterogénico y sus niveles elevados en plasma predicen situaciones de riesgo cardiovascular grave, como el infarto de miocardio o la muerte por enfermedad cardiovascular. Así lo demuestran los datos epidemiológicos acumulados por Wilson Tang y colaboradores en el seguimiento de 4.000 pacientes investigados por enfermedad coronaria y seguidos durante tres años (Tang et al, N Eng J Med. 2013). El hígado humano genera TMAO por oxidación de la trimetilamina, pero la trimetilamina no deriva del metabolismo humano ni está presente en la dieta. La trimetilamina se produce por la degradación bacteriana de fosfatidilcolina (lecitina, abundante en el huevo) o de carnitina (abundante en productos cárnicos), y posteriormente se oxida en el hígado humano a TMAO.

La simple ingesta de dos huevos duros (lecitina) o de un bistec (carnitina) incrementa rápidamente los niveles plasmáticos de TMAO en individuos sanos, y este incremento no se observa cuando la ingesta se realiza durante el tratamiento con antibióticos (ciprofloxacina y metronidazol), según publican los autores de estos estudios (Tang, N Eng J Med. 2013 y Koeth, Nat Med. 2013), que demuestran que la presencia de algunos grupos bacterianos sensibles a los antibióticos es necesaria para que se genere el metabolito aterogénico. Y hay otro detalle interesante, la producción de TMAO tras la ingesta de carnitina no se produjo en un individuo de dieta vegetariana estricta (vegano), aun sin toma de antibióticos, sugiriendo que existe una adaptación de la microbiota intestinal a los hábitos dietéticos: en los individuos que nunca consumen carne ni huevos no está presente la red metabólica que da lugar a TMAO a partir de carnitina o lecitina.

La solución del problema podría consistir en tomar antibióticos antes de desayunar unos huevos fritos, o pasarse al grupo de veganos, que no consumen productos cárnicos ni tampoco alimentos de origen animal (lácteos y huevos). Ninguna de estas soluciones parece idónea para todo el mundo, y además la idea de tomar antibióticos no garantiza los resultados, ya que es fácil predecir que con el tiempo aparecerían cepas productoras de trimetilamina con resistencia a los antibióticos. Todo apunta a que tendremos que aprender a intervenir en las redes metabólicas del ecosistema intestinal, bien introduciendo bacterias probióticas que consuman o metabolicen la trimetilamina evitando así su absorción, o bien antagonizando sus redes de producción y desviando el metabolismo de la carnitina y la lecitina hacía otros productos, como ocurrió en el individuo vegano, pero sin necesidad de cambiar de “religión” en lo que a dieta se refiere.

Fecha de última modificación del artículo: 26/08/2015
Deja un comentario

Has de ser un usuario registrado para publicar un comentario.

Ir arriba
El Probiótico

Estás visitando nuestra página web www.elprobiotico.com esta página web es titularidad de Biocodex. nuestra web instala cookies de acuerdo con lo dispuesto en la presente Política tanto técnicas como analíticas que nos ayudan a realizar estadísticas sobre el uso de nuestra página y publicitarias.
Asimismo, podrás obtener más información sobre nuestras cookies accediendo a nuestra Política de Cookies.


Cookies estrictamente necesarias.
Las cookies estrictamente necesarias deben estar habilitadas en todo momento para que podamos guardar sus preferencias para la configuración de cookies.

Cookies de terceros.
Este sitio web utiliza Google Analytics para recopilar información anónima, como la cantidad de visitantes al sitio y las páginas más populares. Mantener esta cookie habilitada nos ayuda a mejorar nuestro sitio web.

Página destinada a profesionales sanitarios

¿Es usted profesional sanitario?

No

Está usted accediendo a la página web elprobiotico.com, dirigida a difundir información médica sobre probióticos.

La información contenida en esta página está destinada exclusivamente a profesionales sanitarios con capacidad para prescribir o dispensar medicamentos, por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación. Si Vd. no es profesional sanitario cualificado, Biocodex no se hace responsable de los perjuicios que pueda sufrir por las decisiones basadas en el contenido de esta página o de cualquiera de sus enlaces.

La información proporcionada en elprobiotico.com sirve para apoyar, no reemplazar, la relación que existe entre un paciente/visitante de este sitio web y su médico.