El papel de los probióticos en el síndrome del intestino irritable

probioticos-intestino-irritable

¿Qué sabemos de la eficacia de los probióticos en el síndrome del intestino irritable? En este artículo revisamos las características del SII y la evidencia existente sobre el uso de probióticos para su tratamiento.

El manejo del síndrome del intestino irritable (SII), como el de otras entidades recogidas en los criterios Roma III como trastornos funcionales digestivos (TFD), es, muchas veces, desalentador para pacientes, familiares y, en ocasiones, para los propios médicos, ya que, habitualmente, es necesario realizar múltiples pruebas complementarias para tranquilidad de los pacientes, no objetivándose causa orgánica en más del 90% de los casos.

A pesar de que el SII, como otros trastornos funcionales, no tiene un mal pronóstico por la enfermedad en sí, sí que puede suponer un alto impacto en la calidad de vida de estos pacientes y unos elevados costes económicos, tanto directos (estudios diagnósticos, visitas médicas, tratamiento sintomático) como indirectos (incapacidad laboral), siendo considerado la segunda causa de absentismo laboral.

Por ello, muchos estudios valoran la respuesta de los distintos tratamientos en función de la mejora en la calidad de vida de estos pacientes. Debido a su alta prevalencia y al fracaso de sus numerosas alternativas terapéuticas, son frecuentes las asociaciones de pacientes afectados por este síndrome.

El SII tiene una prevalencia de alrededor del 10% en la población occidental, sobre todo en adultos jóvenes y adolescentes. Su etiopatogenia es aún desconocida, aunque se postula que existe una alteración del sistema nervioso autónomo gastrointestinal que originaría una hipersensibilidad visceral anormal y alteración del ritmo gastrointestinal. Otros factores implicados son la activación inmune e inflamación de la mucosa intestinal y la alteración de la microbiota intestinal, razón por la que los probióticos muy probablemente tendrán un papel fundamental.

Ningún tratamiento es definitivo y los que hay están orientados a prevenir las crisis sintomáticas. Quizás, ante la sospecha del SII, lo primero que hay que hacer es establecer un buen clima de confianza en la relación médico-paciente y, muchas veces, con los familiares. En aquellos pacientes seleccionados en los que se sospecha que puede haber alimentos que desencadenen los síntomas, se deben eliminar éstos de la dieta (lactosa, gluten, fibra, etc.).

El tratamiento farmacológico, de momento, es solo sintomático y se hará en función de la severidad y predominio de los síntomas. Así, para el dolor abdominal se usan anticolinérgicos y antiespasmódicos aunque, a veces, hay que recurrir a antidepresivos (amitriptilina) o ansiolíticos. Se pueden asociar antidiarreicos en los periodos de diarrea y fibras, laxantes o reguladores de la motilidad si hay estreñimiento. No es infrecuente que muchos pacientes necesiten terapia psicológica. Por último, debido al fracaso de los diferentes tratamientos son enfermos candidatos a caer en el mundo de las medicinas alternativas.

Numerosos estudios controlados sobre la utilización de los probióticos en el SII han sido publicados y, aunque se les ha criticado algunas limitaciones metodológicas, la mayoría demuestran eficacia potencial parar su empleo en esta patología. Es posible que estos beneficios sean más llamativos en algún subgrupo de pacientes; concretamente, en aquellos en que la diarrea es el síntoma predominante.

Los metaanálisis y revisiones sistemáticas en adultos realizados en la década pasada resultaban un poco desconcertantes debido a la heterogeneidad de los estudios donde se empleaban diversas cepas o combinaciones de ellas, a dosis diferentes, con distinta duración del tratamiento aplicado y con diferentes escalas de valoración de los síntomas presentados. Las revisiones más recientes están de acuerdo en que los probióticos disminuyen los síntomas del SII con ciertas cepas únicas o combinadas.

Desde 2010 se han realizado estudios más homogéneos, tanto en adultos como en niños. El excelente metaanálisis de Moayyedi recalca que los probióticos, en general, han resultado eficaces en la terapia del SII, aunque queda por concretar qué cepas son las más efectivas. Por ese motivo, en los últimos años están surgiendo nuevos ensayos bien diseñados con cepas o mezclas de ellas, con buenos resultados de eficacia.

Conclusiones

  1. La mayoría de los estudios presentan evidencia de que los probióticos pueden jugar un papel beneficioso en los síntomas de los pacientes con síndrome del intestino irritable, aunque se hacen necesarios ensayos más homogéneos, tanto en lo referente a los pacientes como a las cepas administradas.
  2. Para aceptar los probióticos como opción terapéutica debe aclararse el subtipo de pacientes en el que son efectivos, las especies eficaces (únicas o mixtas), la dosis y la duración del tratamiento.
  3. Como ocurre con otras patologías gastrointestinales donde los probióticos tienen un alto grado de evidencia científica, no se pueden extraer conclusiones válidas para todos los probióticos apoyándose en los beneficios obtenidos con una sola cepa o mezcla de cepas.
  4. En los últimos años se han realizado ensayos clínicos bien diseñados con resultados beneficiosos para el paciente con SII, lo que ha abierto nuevas expectativas para alivio de pacientes y familiares.

Bibliografía

  1. Moayyedi P, Ford AC, Talley NJ,  Cremonini F,  Foxx-Orenstein AE,  Brandt LJ,  Quigley EM. The efficacy of probiotics in the treatment of irritable bowel syndrome: a systematic review Gut 2010; 59: 325-32 doi:10.1136/gut.2008.167270.
  2. Perez Moreno J. Síndrome del intestino irritable. En: Alvarez Calatayud G (ed.) Probioticoterapia en Gastroenterología. Madrid: PH&C, 2013: p. 106-9.
Fecha de última modificación del artículo: 27/04/2017
8 Respuestas
  1. El Probiótico MARíA DíAZ-LAVIADA el dia ha dicho:

    Buenas tardes, ¿existe algún listado con los probióticos que hayan demostrado su eficacia para una patología concreta? Soy farmacéutica y me gustaría contrastar la información que me proporciona el Laboratorio cuando me ofrece un probiótico nuevo.
    Gracias

    • El Probiótico INSAAC TRADER el dia ha dicho:

      Según la Asociación Estadounidense de Gastroenterología, los probióticos más utilizados para las personas con SII son Bifidobacterium infantis, Sacchromyces boulardii y Lactobacillus plantarum.

  2. El Probiótico JUSTINO CHIPANQA FLORES el dia ha dicho:

    hola buen dia, para reforestar el intestino, Que probiotico o cepa, llega vivo hasta el intestino?. Los probioticos caserors llegan vivos al intestino.

  3. El Probiótico ENCARNACIóN LLEDó YAGüE el dia ha dicho:

    Tengo experiencia con probiótico de varias cepas en SII favorable

  4. El Probiótico DANIEL VALENZUELA NARVáEZ el dia ha dicho:

    {es importante hacer hincapié que los probióticos, sobretodo B. infantis se han mostrado mejor y mas efectivos en el manejo de Sindrome de Intestino Irritable, tanto en los síntomas dolor y distensión/hinchazón. No lo han hecho en las variantes estreñimiento y/o diarrea. Saludos.

Deja un comentario

Has de ser un usuario registrado para publicar un comentario.

Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies analíticas de terceros. Si Vd. continúa navegando por el sitio web manifiesta consentir su instalación y uso. Para más información, pulse aquí
Aceptar