¿Puede jugar un papel beneficioso el empleo de probióticos y prebióticos en los procesos alérgicos?

La propuesta de utilización de los probióticos en la prevención y tratamiento de la alergia se basa en la “hipótesis de la higiene”.

La propuesta de utilización de los probióticos en la prevención y tratamiento de la alergia se basa en la “hipótesis de la higiene”.

La propuesta de utilización de los probióticos en la prevención y tratamiento de la alergia se basa en la “hipótesis de la higiene”, que sostiene que factores como el exceso de higiene en los países desarrollados, la introducción de las vacunas, el abuso de antibióticos, el consumo de alimentos estériles o con una menor carga bacteriana y la disminución del tamaño familiar, entre otros, reducen las tasas de enfermedades infecciosas y retrasan el contacto del recién nacido con los microorganismos. Esto induciría una menor producción de Th1 y un exceso de producción de Th2, que estimula la diferenciación de los eosinófilos y la elevación de IgE, con mayor propensión a fenómenos alérgicos. Por este motivo, se postula que el uso de probióticos favorecería en el neonato y el lactante la transición de Th2 (respuesta fetal) a Th1, con la consiguiente disminución de las enfermedades alérgicas.

Por otro lado, los antígenos de la dieta inducen una respuesta inmunoinflamatoria que daña la función de la barrera intestinal; esta disfunción conduce a una absorción intraluminal anormal de los antígenos y a la generación de citocinas proinflamatorias, acompañándose la inflamación intestinal de un disbalance de la microbiota intestinal. Por este motivo, se ha propuesto la utilización de probióticos en la prevención y el tratamiento de los procesos alérgicos, con el objetivo de contrarrestar el mecanismo que inicia y perpetúa la inflamación intestinal y favorecer los mecanismos antiinflamatorios.

Hay evidencia en modelos animales y estudios in vitro sobre el papel de la microbiota en la modulación del sistema inmune y en la prevención de la alergia en los individuos predispuestos, observándose que la administración oral de lactobacilos y bifidobacterias podría disminuir su incidencia.

La mayoría de los estudios son heterogéneos, con diferencias en las cepas estudiadas, dosificación, duración del tratamiento, metodología desarrollada y resultados obtenidos. La cepa más estudiada es el Lactobacillus GG y los mejores resultados se han observado en la prevención del desarrollo de eccema atópico. Existen muchos estudios en la alergia alimentaria y pocos en las enfermedades respiratorias.

Específicamente, se ha observado que la administración, durante el último trimestre del embarazo y la lactancia, de Lactobacillus GG, solo o en combinación con Bifidobacterium lactis, a madres con antecedentes de atopia, reduce el riesgo de dermatitis atópica y sensibilización alérgica en el niño. En otro estudio, la administración de Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium lactis demostró disminuir los síntomas cutáneos y gastrointestinales inducidos por la sensibilización a la ovoalbúmina.

También se ha sugerido que la administración preventiva o terapéutica de prebióticos (fructooligosacáridos y galactooligosacáridos) podría ser efectiva en la alergia alimentaria, al estabilizar la barrera de la mucosa intestinal corrigiendo la disfunción inmunológica que está presente en estas patologías.

En resumen, los probióticos y prebióticos pueden jugar un papel importante en las enfermedades en las que se altere el equilibrio de la microbiota intestinal, como los trastornos del sistema inmune (alergia).
Los resultados hasta ahora son prometedores, aunque son necesarios estudios de mayor calidad.

 

Bibliografía recomendada

  • Isolauri E, Salminen S. Probiotics: Use in Allergic Disorders: A Nutrition, Allergy, Mucosal Immunology and Intestinal Microbiota (NAMI) Research Group Report. J Clin Gastroenterol. 2008; 42: S91-S96.
  • Ozdemir O. Various effects of different probiotic strains in allergic disorders: an update from laboratory and clinical data. Clin Experim Immunol. 2010; 160: 295-304.
  • Osborn DA, Sinn JKH. Probiotics in infants for prevention of allergic disease and food hypersensitivity. Cochrane Database of Systematic Reviews 2007, Issue 4. Art. No.: CD006475.
Fecha de última modificación del artículo: 27/04/2017
Deja un comentario

Has de ser un usuario registrado para publicar un comentario.

Ir arriba

Este sitio web utiliza cookies analíticas de terceros. Si Vd. continúa navegando por el sitio web manifiesta consentir su instalación y uso. Para más información, pulse aquí
Aceptar

El Probiótico